Crítica. 'Rendel'

Una mezcla pedorra que no deja indiferente a nadie.