Crítica. Speed Kills

Paparruchada es poco decir.