Crítica. ‘Terminator: Dark Fate’

No de nuevo, decía!