Crítica de ‘La Favorita’

No es para tanto.