Crítica. The Highwaymen

Ni una peli sobre Bonnie y Clyde puede hacer bien Netflix.