Crítica. ‘The Intruder’

El thriller más tonto del año.