Crítica. The Silence

La facilidad que tiene Netflix de hacer tanta mierda.