Crítica. 'The Wailing'

El cine de terror que nos merecemos.