La peli da por hecho que vos que ya conocés a Batman, ya sea por comics o por las pelis anteriores. Así que explicaciones y desarrollo de personajes no va a haber, es ir directo a los bifes con un encapotado que hace solo 2 años que existe, que es novato, que tiene miedo, y se manda sus buenos mocos.

Y un Bruce Wayne con pelo grasoso, olor a culo, que no tiene tiempo ni de vestirse porque lo único que le importa es salir a la calle disfrazado a cagarse a trompadas.

La banda sonora a cargo de Michael Giacchino también nos da un aire fresco, con melodías lentas, depresivas, opresivas, muy al estilo de los videojuegos de Arkham.

Es un Batman que hacia falta pero que nunca se vio., bien detectivezco, laburando a la par de Gordon casi todo el tiempo. Así que para el que está acostumbrado a lo anterior y piensa que va a seguir la misma línea, que se acomode porque el viaje es oscuro y poco amigable.

Lo que si me hizo ruido la excesiva duración de 3 horas, que fácil 45 minutos están de más. Y si bien Catwoman está muy bien caracterizada, la relación con Batman es bastante melosa, podrían haber aspirado a una tración grosa y más piñas.

A la par de villanos. El Pinguino de Collin Farrel., la rompe, Y el Riddler del Paul Dano impecable.

Matt Revees, es uno de los mejores directores de nuestros tiempos, que ya hizo resurgir El Planeta de los Simos como un ave fénix y ahora lo vuelve a hacer con el murciélago que bien hecho pelota estaba.