Guerra Fría entre Estados Unidos y Rusia, un ingeniero interpretado por Benedict Cumberbancha se infiltra como espía en el servicio de inteligencia británico y junto a la CIA comienza a filtrar información sobre el plan que tienen los rusos de lanzar misiles para todos lados.

Típica peli sobre agentes que no inventa la rueda pero que te mantiene entretenido más que todo después de las introducciones de los protagonistas, y cuando muestran una evolución de Benedicto convirtiendose un tremendo topo. Porque el chiste de la peli va a que él nunca fue espía, es un tipo común, y le ofrecen éste laburo, y su personaje va tomando forma a medida que pasa el tiempo.

Si te gustan éste tipo de historias dale para adelante, y para destacar son las actuaciones, el cast, y la recreción de la época de los 60 está muy bien lograda.