Peli de 1992 Neil Jordan (Interview with the Vampire, Breakfast on Pluto) que se ganó el Oscar al mejor guión.

Se divide en dos partes, la primera es un thriller, protagonizado por Forest Whitaker que es secuestrado por el IRA y el encargado de su custodia es Stephen Rea que tras largas horas nace entre ambos una amistad, ahí el negro le cuenta sobre la mina que amaba, la mejor de la mejor, con foto y todo, lo que más quería en el mundo. En la segunda parte, después de terrible giro en el guión, Rea, tiempo después, se hace pasar por otro tipo para ir en busca de la minita. La cuestión es que no es minita, sino alto trabuco a cargo de un papelazo nominado al Oscar Jaye Davidson, el actor que dejó su carrera, recordado no solo en ésta peli sino también en Stargate, hacía de Ra, el Dios del Sol,

Interpretaciones magníficas, alta fotografía, un guión muy dinámico y entretenido convirtiéndolo en uno de los mejores thrillers de los 90, y que mezcla a mitad de peli un romance. Ni hablar de la banda sonora, otro personaje en la peli, música de Boy George (The Crying Game) Carroll Thompson (Let the Music Play) entre otros.

Terrorista que se termina enamorando de la novia de su víctima, pero que en realidad es un travesti, a pesar de sus altibajos, sobre todo que es muy poco creíble que no te des cuenta que estás son semejante traba, esa escena en la que todavía el tipo no había notado que no era una mina es un poco boluda, de todas maneras es un film como pocos, lleno de vuelta de tuercas y de las mejores que nos dio la década de los 90s.