Basada en la novela de Roy Pollock y que la narra él en la peli, producidad por Jake Gyllenhaal y distribuída por Netflix, llega éste thriller sobre pecadores en los que diferentes personajes e historias se entrelazan.

Por un lado está el payaso IT que es un fanático religioso, Robert Arte Pattinson, The New Batman que acá es un predicador degenerado, el hermano sorete de Harry Potter, Dudley que es otro predicador hecho mierda de la cabeza, el John Connor de Terminator Genisys que hace de asesino serial, el Winter Soldier que hace de policía corrupto, y el Spiderman de Tom Holland haciendo jusitcia en su pueblo.

Todos se cruzan, todos tienen algo en común, y tiene una onda del tipo de pelis de los hermanos Coen pero seis, o siete escalones más abajo.

Demasiadas expectativas por éste films, ya sea por el cast o el género, te puede jugar en contra, porque tené en cuenta que es de Netflix y puede fallar como decía Tusam. Le cuesta mucho arrancar a la peli, son dos horas un poco densas, se pone pulenta en el tercer acto, y las sub tramas son cualquier cosa, las más interesantes son la de Tom Holland y Pattison.

Para mí, se queda en el camino, y no tiene el atractivo sufuciente.