Ésta película de terror da cátedra de todo lo que no hay que hacer.

Cuatro estúpidos se ofrecen de voluntarios para un estudio de un profesor de psicología en una mansión embrujada bajo la influencia del villano de turno, el Sombrerero malo. Dicho villano que no lo vas a ver hasta, y esto es en serio, los últimos 5 minutos y en un CGI pedorro que dura como mucho, diez segundos.

Se pasan todo el tiempo flasheando entre pesadillas, a lo Freddy, pero pesadillas malísimas, aburridas, sin sentido, los diálogos, de hecho, no tienen lógica y por tanto no hay argumento.

Un crap tremendo, que no asusta en nada, actuaciones que no ayudan, y unos personajes ultra boludos que a la media hora ya da para sacar la peli a la verga.

Creo que potencial tenia, si la hubieran escrito mejor, y con más ganas en la producción. Por ahí hubiera quedado una suerte entre La Maldición, y alguna de Freddy, pero ni eso. Impresionante, papá!