Jeffrey Dean Morgan es un periodista descubre a una pendeja que dice haber sido visitada por la Virgen María y que realiza milagros. Por ende, el loco quiere tener la exlusiva pero se va dando cuenta, obviamente, que los milagros no son tan milagrosos y que detrás de todo esto… quién puede estar? El Diablo, el demonio, el villano, el Chiqui Tapia.

Cuándo se van a dar cuenta que el CGI no da terror? Y peor si está mal hecho, estamos hablando de efectos del tipo años 90, de pelis bien pedorras. La trama es una suerte de la primera del Conjuro pero que juega en la Primera D Nacional.

Producidad por Sam Raimi, y me desconcierta que le falte aunque sea ese humor negro que caracteriza sus laburos.

Es un embole, y no asusta en nada, ni siquiera ese recurso de jumpscares, otra que ya se pueden dejar de joder con eso, No sirve ni para pasar el rato, quién la haya visto lo compadezco, y quiénes les haya gustado, los felicito.