Nominada 5 veces al Oscar incluyendo mejor película, director y actor con un brutal Paul Newman. El señor Sidney Lumet nos trajo en 1982 un drama sobre procesos judiciales, sub género que él sabía manejar a la perfección, y acá com siempre, no defrauda, dato de color la iba a dirigir Robert Redford.

Acompaña Charlotte Rampling que la rompe también, sensual con esa cara de orto que la caracteriza, un papelazo le dieron. Excelente puesta en escena, un desarrollo soberbio, y un final te caés de culo.

La peli trata sobre abogado ultra borracho, que tuvos sus buenas épocas pero eligió el juego de azar y las mujerzuelas. Hasta que le llega un caso, un tremendo caso en el que se emputece y de ahí no te puedo contar más. Es éste boga borracho contra una corpo que tiene unos abogados, pero demenciales.

Entretenida de principio a fin, Sidney Lumet nunca te deja de garpe.